Ir al contenido principal

Bailando con drones

(Vídeo copyright 2016 Alfonso Meléndez)

Si al potencial creativo del dron, y su capacidad para conectar con el público, se suma la luz del verano y la plasticidad y la espontaneidad de la bailarina pamplonesa de 32 años Marta Guardado, el resultado obtenido es un trabajo multimedia frente al que la Naturaleza (con mayúscula) toma la batuta.
A ritmo de zumbido, envuelta en una halo de primavera que marchita los campos, la bailarina de la compañía de Aldanza esboza una sonrisa al recordar la mañana en la que bailó con un dron. “En realidad pasé mucho miedo. Al principio creo que me sentí embriagada por las flores y los colores del paisaje de la comarca de Pamplona. Empecé a bailar, dejándome llevar por los movimientos que tenía interiorizados en ese momento, quizá influenciada por el estilo de Aldanza. Pero cuando vi al dron caer hacia mí... sentí que me decapitaba. Te ves un poco pajarito danzando al lado del artilugio”, ríe. “Aunque repetiría la experiencia”, aclara.

Hasta no hace mucho tiempo apenas se sabía sobre los drones. Hoy ocurre lo contrario. Etimológicamente, la palabra dron proviene del inglés ‘abeja’ o ‘zángano’. Se comenzó a utilizar para referirse a los dispositivos aéreos en los años treinta cuando surgieron los primeros aviones de control remoto. El sonido característico es el del zumbido, por eso su asociación con el silbido de las abejas durante el vuelo.












Comentarios

Entradas populares de este blog

Cicatrices

Hay reportajes en los que uno trabaja con un nudo en la garganta. El miércoles pasado acompañé a María Vallejo, periodista de Diario de Navarra y superviviente de un cáncer de mama, a una pasarela de lencería organizada por Saray. Un evento en el que las modelos fueron siete mujeres que sufren la enfermedad. Algunas tienen pecho y otras no. Nos colamos en su intimidad. En sus lágrimas y sonrisas. Este fue el resultado de aquella tarde. Gracias María.




El ritual de Sergio Colás

Cuando fuimos contrabandistas

La madrugada de su muerte, no le acompañaba su hermano. Le dispararon tres veces. A bocajarro. Por la espalda. Ocurrió justo antes del amanecer.


Nicolás Ibarra murió el 27 de marzo de 1959 en un bosque de hayas que conocía muy bien. A diez kilómetros del caserío que le vio nacer en Mezkiritz (Valle de Erro) y donde vivía con sus padres y hermanos. Un cabo de la Guardia Civil destinado en Viscarret le esperó emboscado. Nicolás tenía 28 años cuando murió. Esa noche cubría a pie la ruta Sorogain- Espinal- Lusarreta con un paquete de puntillas de ganchillo a la espalda. La causa de su muerte, recuerda la familia, la “única” que se ha dado en el valle, tuvo como origen la disputa entre los guardias de los puestos de Viscarret y Espinal por hacerse con el control del dinero de los sobornos. Unos y otros querían ganar su parte del negocio. Su situación también era de precariedad. Al principio, los traficantes trabajaban con los de Viscarret, pero cambiaron de ruta y dejaron de pagarles, para…