Ir al contenido principal

Osasuna, pasaje a Primera


VÍDEO: Dos avionetas. Cuatro pilotos. Una bandera.
https://www.youtube.com/watch?v=sXD9ar1G4T8










Existen dos momenticos al año en los que, sorprendentemente, Navarra vuela unida y en la misma dirección, enarbolando la misma bandera. Uno, el 6 de julio, cuando las manecillas del reloj coinciden en lo alto de la esfera. El segundo, cuando vibra entera con Osasuna.


Eran las doce del mediodía cuando dos avionetas del Real Aeroclub de Navarra despegaban el miércoles del Aeropuerto de Pamplona rumbo a El Sadar. Aunque el vuelo apenas duró cuarenta minutos, los preliminares no fueron fáciles. De hecho, se prolongaron cerca de tres horas.

El propósito del encuentro consistía básicamente en sobrevolar el estadio a mil cien pies de altura (unos 350 metros) con una avioneta comprada en Irlanda y que, curiosamente, viste los mismos colores que la equipación rojilla. El problema era que había que ondear en pleno vuelo la bandera de Osasuna. ¿Aguantaría el mástil a 150 km/h? Para comprobarlo, los bomberos de Aena aportaron su dosis de ilusión.

A las diez de la mañana, el presidente del aeroclub, José Luis Llorente Cañal, convocó a los pilotos en el hangar. “Todo por Osasuna”, reía el presidente. Carlos EuguiCésar Santesteban Ángel Goizueta planificaron las maniobras y valoraron las posibles maniobras. Demasiados flecos sueltos. Y la seguridad es lo primero. Eugui, el más experimentado, no parecía del todo seguro. “¿Que hay que volar por encima de El Sadar agitando desde el interior de la cabina  la bandera?”. Un reto extraño, gesticuló sin disimulo, soltando una media sonrisa más que esclarecedora. A su lado, Santesteban tranquilizaba al personal. “Vamos a intentarlo”, espoleó.

Entre los bomberos de guardia, se encontraba esa mañana un jugador veterano de Osasuna, Alberto, hijo de Recalde, el legendario portero del equipo. Optimista, Alberto se prestó sonriente a comprobar la resistencia del estandarte. Para ello, acompañado por Santesteban en todo momento, se subieron al vehículo con el que se comprueba el coeficiente de fricción de las pistas de los aeropuertos, y rodaron a 120 km/h por la pista de aterrizaje. El palo aguantó, quebrándose minutos después, al despegar. Aún así, los pilotos no se doblegaron. Remontaron el vuelo y la izaron a su manera, con las manos. “¡Se puede hacer!”, volvió a azuzar Santesteban. Su energía y entusiasmo contagió al resto. Al final, vestida de rojo y azul, la avioneta de origen irlandés surcó el cielo de Pamplona hasta colocarse a la altura de El Sadar. Desde los mandos de Eugui se distinguía sobre el césped los movimientos lentos y acompasados del jardinero con la segadora. De vuelta al hangar, los pilotos izaron de nuevo la enseña. Lo habían conseguido. “No creo que los irlandeses pintaran la avioneta de rojo y azul porque supieran que somos navarros”, murmuró Llorente, satisfecho al verles aparecer. Esta tarde le toca a Osasuna volar alto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …