Ir al contenido principal

Osasuna, pasaje a Primera


VÍDEO: Dos avionetas. Cuatro pilotos. Una bandera.
https://www.youtube.com/watch?v=sXD9ar1G4T8










Existen dos momenticos al año en los que, sorprendentemente, Navarra vuela unida y en la misma dirección, enarbolando la misma bandera. Uno, el 6 de julio, cuando las manecillas del reloj coinciden en lo alto de la esfera. El segundo, cuando vibra entera con Osasuna.


Eran las doce del mediodía cuando dos avionetas del Real Aeroclub de Navarra despegaban el miércoles del Aeropuerto de Pamplona rumbo a El Sadar. Aunque el vuelo apenas duró cuarenta minutos, los preliminares no fueron fáciles. De hecho, se prolongaron cerca de tres horas.

El propósito del encuentro consistía básicamente en sobrevolar el estadio a mil cien pies de altura (unos 350 metros) con una avioneta comprada en Irlanda y que, curiosamente, viste los mismos colores que la equipación rojilla. El problema era que había que ondear en pleno vuelo la bandera de Osasuna. ¿Aguantaría el mástil a 150 km/h? Para comprobarlo, los bomberos de Aena aportaron su dosis de ilusión.

A las diez de la mañana, el presidente del aeroclub, José Luis Llorente Cañal, convocó a los pilotos en el hangar. “Todo por Osasuna”, reía el presidente. Carlos EuguiCésar Santesteban Ángel Goizueta planificaron las maniobras y valoraron las posibles maniobras. Demasiados flecos sueltos. Y la seguridad es lo primero. Eugui, el más experimentado, no parecía del todo seguro. “¿Que hay que volar por encima de El Sadar agitando desde el interior de la cabina  la bandera?”. Un reto extraño, gesticuló sin disimulo, soltando una media sonrisa más que esclarecedora. A su lado, Santesteban tranquilizaba al personal. “Vamos a intentarlo”, espoleó.

Entre los bomberos de guardia, se encontraba esa mañana un jugador veterano de Osasuna, Alberto, hijo de Recalde, el legendario portero del equipo. Optimista, Alberto se prestó sonriente a comprobar la resistencia del estandarte. Para ello, acompañado por Santesteban en todo momento, se subieron al vehículo con el que se comprueba el coeficiente de fricción de las pistas de los aeropuertos, y rodaron a 120 km/h por la pista de aterrizaje. El palo aguantó, quebrándose minutos después, al despegar. Aún así, los pilotos no se doblegaron. Remontaron el vuelo y la izaron a su manera, con las manos. “¡Se puede hacer!”, volvió a azuzar Santesteban. Su energía y entusiasmo contagió al resto. Al final, vestida de rojo y azul, la avioneta de origen irlandés surcó el cielo de Pamplona hasta colocarse a la altura de El Sadar. Desde los mandos de Eugui se distinguía sobre el césped los movimientos lentos y acompasados del jardinero con la segadora. De vuelta al hangar, los pilotos izaron de nuevo la enseña. Lo habían conseguido. “No creo que los irlandeses pintaran la avioneta de rojo y azul porque supieran que somos navarros”, murmuró Llorente, satisfecho al verles aparecer. Esta tarde le toca a Osasuna volar alto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…