Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 26, 2016

El oso del Camino

La vida de Albert Aguiló, de 28 años, cambió radicalmente el 11 de julio a las diez de la mañana. Ese día, lunes, el joven barcelonés experimentó un vuelco interior. La depresión que sufría desde hacía meses y que le empujó a buscar refugio en el Camino de Santiago, se transformó en un torrente de energía. Esa mañana, Albert estaba a punto de finalizar el periplo en Finisterre, pero aún no se sentía preparado para volver a casa. Su ánimo no había conseguido remontar el vuelo. Y regresar, reencontrarse con la rutina de una vida pasada, le preocupaba.

Cuentan quienes acarician el corazón del Camino de Santiago que antes o después reciben su propio milagro. Y Albert encontró el suyo, en Ponte Maceira (A Coruña), en un contenedor de basura. Le cautivó la imagen de un oso de peluche blanco de un metro de altura y cinco kilogramos de gesto triste. Atraído por su tamaño, blancura y expresión, se lo colocó sobre los hombros y comenzó a andar... La reacción de los peregrinos y hosp…