Ir al contenido principal

Colombia, 7 millones de desplazados



En 53 años Colombia ha sido testigo de 7 millones de desplazamientos forzados dentro del país; más de 220.000 muertos (81,5% civiles y 18,5% combatientes); 25.007 desaparecidos; 1.754 víctimas de violencia sexual; 6.421 niños, niñas y adolescentes reclutados por grupos armados; 27.023 secuestros (entre 1970 y 2010); y 10.189 víctimas por las minas anti persona (1982 y 2012). Entre 1985 y 2012, cada hora, huyeron de sus casas 26 personas. Cada doce horas fue secuestrada una. De 1996 a 2005, el periodo más crítico, una persona era secuestrada cada ocho horas. 
Reportaje gráfico realizado en 2014 en un viaje de la mano de la ONG Alboan y el SJR (Servicio Jesuita a Refugiados)


Con una cifra histórica de 7,2 millones, Colombia es primer país del mundo con el mayor número de personas desplazadas, según el reciente informe del Observatorio de Desplazamiento Interno del Consejo Noruego para los Refugiados y del Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC). 
De esa cantidad, 171.000 desplazados se presentaron durante el 2016. 

El desplazamiento en Colombia continúa pese al cese al fuego en las regiones más afectadas por el conflicto armado. Los enfrentamientos por el control territorial entre otros actores armados no estatales, como el ELN (Ejército de Liberación Nacional), el EPL (Ejército Popular de Liberación) y los grupos armados organizados, siguen causando estos movimientos internos. "Y la situación humanitaria se ha deteriorado en áreas específicas del país", alertaron desde el Consejo. "Lamentablemente y pese a los avances en materia de paz, hoy no es posible hablar del fin definitivo del conflicto armado en Colombia". 

El informe detalla que hay 40,3 millones de personas desplazadas en el mundo. Colombia ocupa el primer lugar y le sigue Siria (6,3 millones), Sudán (3,3 millones), Iraq (3,0 millones) y República Democrática del Congo (2.2 millones).
"En término de cifras globales, Colombia es el número uno, el país con mayor población en situación de desplazamiento del mundo con más de 7 millones de personas, pero también es importante recordar que es el único país con cifras oficiales y por ello es difícil compararla con otros Estados como Siria, Sudán e Iraq", aclaró el director regional del Consejo Noruego para Refugiados en América Latina, Christian Visnes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diario de un Mago de Oriente

(Manuscrito del Rey Melchor) 

“Quedan pocas horas para llegar. Descansamos esta noche en un castillo abandonado de Navarra en el que nos refugiamos antes de llegar a vuestras casas. Hemos cenado una sopa de ajo que hace Gaspar y unas chuletillas de cordero asadas en sarmiento, de las que me he encargado yo. Baltasar ha preparado un postre de flan con miel. Luego hemos tomado un té de hierba buena. Las dromedarias, alojadas entre los muros, toman hojas, ramas, hierbas y agua.

Hemos cenado juntos, a pocas horas de volver a veros y de que nuestros ayudantes de allí nos vistan con los trajes que nos guardan año tras año. Hemos recordado el largo viaje y momentos como en el que Baltasar casi se cae de la dromedaria por hacer cosas raras, como siempre, y se ha enfadado porque nos hemos reído de él. Pero, sobre todo, cenando nos hemos mirado con la emoción de que mañana estaremos con vosotros, con todos, en las calles, en las casas, en vuestros sueños… y mantendremos el secreto que cada noche …

Apátridas, los invisibles

En pleno siglo XXI todavía existen seres humanos "invisibles" a los ojos del resto del mundo. Personas sin derecho a una identidad, que viven en el limbo legal. Sin nacionalidad. Son los grandes olvidados de la sociedad. Los apátridas.Decía el físico nacido en Alemania, Albert Einstein, que el nacionalismo es una enfermedad infantil, el sarampión de la humanidad". Einstein fue apátrida cinco años de su vida tras renunciar a la ciudadanía alemana.

Images copyright Iván Benítez 



El legendario violonchelista, director de orquesta y activista político, Mstilav Rostropovich, también sintió en 1978 el desprecio y la humillación de ser privado de la nacionalidad por "actos sistemáticos contra el prestigio de la URSS". "No tiene usted ni idea de lo humillante que es ser un ciudadano despreciado, nos echaron del país", manifestaba entonces el músico.
El escritor austriaco Stefan Zweig tuvo que huir de los nazis en 1938 por ser judío. Desde la condición de apá…

Fernando Múgica, el último de Saigón