Ir al contenido principal

Colombia, 7,7 millones de desplazados


Con 7,7 millones de personas desplazadas en 2017, Colombia volvió a ubicarse como el país con más desplazados internos en el mundo, según el informe anual Tendencias Globales presentado este martes por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). El país conservó el primer lugar en esta clasificación por delante de Siria, que lleva cerca de ocho años inmersa en una cruenta guerra civil, y a pesar de que las conversaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc concluyeron con un acuerdo de paz. 


En 53 años Colombia ha sido testigo de 7 millones de desplazamientos forzados dentro del país; más de 220.000 muertos (81,5% civiles y 18,5% combatientes); 25.007 desaparecidos; 1.754 víctimas de violencia sexual; 6.421 niños, niñas y adolescentes reclutados por grupos armados; 27.023 secuestros (entre 1970 y 2010); y 10.189 víctimas por las minas anti persona (1982 y 2012). Entre 1985 y 2012, cada hora, huyeron de sus casas 26 personas. Cada doce horas fue secuestrada una. De 1996 a 2005, el periodo más crítico, una persona era secuestrada cada ocho horas. 


Reportaje gráfico realizado en 2014 en un viaje de la mano de la ONG Alboan y el SJR (Servicio Jesuita a Refugiados)


El desplazamiento en Colombia continúa pese al cese al fuego en las regiones más afectadas por el conflicto armado. Los enfrentamientos por el control territorial entre otros actores armados no estatales, como el ELN (Ejército de Liberación Nacional), el EPL (Ejército Popular de Liberación) y los grupos armados organizados, siguen causando estos movimientos internos. "Y la situación humanitaria se ha deteriorado en áreas específicas del país", alertaron desde el Consejo. "Lamentablemente y pese a los avances en materia de paz, hoy no es posible hablar del fin definitivo del conflicto armado en Colombia". 

El informe detalla que hay 40,3 millones de personas desplazadas en el mundo. Colombia ocupa el primer lugar y le sigue Siria (6,3 millones), Sudán (3,3 millones), Iraq (3,0 millones) y República Democrática del Congo (2.2 millones).


Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...