Ir al contenido principal

Las primeras 24 horas de un joven norteamericano en Sanfermines

 Así vive un joven de 23 años de Michigan el inicio de las fiestas, su primer chupinazo

Llegada a la consigna y a por ropa blanca.

El protagonista de esta historia se llama Brandon, es de Michigan (Estados Unidos), tiene 23 años y desde hace dos meses recorre Europa en autoestop. Viaja solo. Llegó a Pamplona el miércoles, 5 de julio, y prevé quedarse hasta el martes. Lo hace cargado con una mochila de 30 kilogramos con una tienda de campaña en su interior. Su primera intención era dormir en un hostal, pero los precios “desorbitados” le han obligado a dormir al raso. No le importa. Después de San Fermín proseguirá su periplo a Suiza e Italia, donde se encontrará con su novia.
El pasado miércoles entró en la consigna de equipajes a las doce del mediodía y escuchó atento algunas recomendaciones de sus trabajadoras. Ha llegado sin apenas información. Todo lo que conoce de los Sanfermines es gracias a un programa de televisión de su país llamado Black mirror. De hecho, no sabía ni siquiera de la existencia del chupinazo.
Desde un principio deja claro que va a correr el encierro. Lo hará este sábado, en el tramo de Telefónica. “¿Por qué quiero correr?... Busco una historia”, explica. “Mi propia historia”. Algo que le ayude a reencontrarse con la vida, con los pequeños detalles. “Me imagino al día siguiente de correr satisfecho por lo hecho. Por estar vivo. Creo que va a ser un momento en el que desaparezca cualquier preocupación. Y después de superar esta prueba me sentiré agradecido por respirar. Me imagino después de correr apreciando una taza de café, la mejor que haya bebido jamás. A partir de entonces empezaré a apreciar las pequeñas cosas. A disfrutar de la vida. Me siento muy afortunado de esta oportunidad. Y quiero aprovecharla. Esto es lo que significa correr el encierro: saborear de nuevo la vida”. 
El menor de cuatro hermanos y representante de una compañía de automóviles, sonríe travieso al reconocer que sí ha recibido la reprimenda de sus padres. “No les gusta la idea de que corra. Es normal”. En cualquier caso, se muestra seguro. No teme a la falta de información, forma parte de su viaje. Y le gusta la improvisación.

Paseo por la ciudad, últimas compras. Ojos bien abiertos. Todo le sorprende. 

¿Por qué quiero correr? Porque quiero valorar de nuevo la vida.
Antes de dormir al raso en la Vuelta del Castillo, da buena cuenta de un pincho de morcilla,  unos callos y una cazuela de ajoarriero.

Regreso a la consigna para recuperar su mochila. Las trabajadoras le indican dónde dormir.

Y A LA MAÑANA SIGUIENTE (6 DE JULIO)


Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…