Ir al contenido principal

Harold, el castañero de Mercaderes




"Estoy nervioso. Me siento como un niño...”, susurra Harold, mientras gira la llave del candado que asegura su “máquina” de asar en la calle Mercaderes de Pamplona. “Hoy es el primer día de la temporada”, explica a su lado Soraya, su mujer. “Por eso está algo nervioso. Y eso que lleva 33 años”, sonríe. 
Mientras habla, Harold pone el asador a punto. Le cuesta abrir las bandejas. “No pasa nada, tranquiliza, hay tiempo de sobra para comer castañas”. Son las 16.30 horas de un 14 de octubre en el que el termómetro roza los 27 grados. “El año pasado también hizo calor”, recuerda Harold. “Es el tercer año seguido, pero a partir de ahora frío”, vaticina, secando las gotas de sudor que ya empapan su rostro tras prender el carbón.
El número 14 parece seguirle muy de cerca a este pamplonés de 51 años. Cada14 de octubre inaugura la temporada de castañas y la termina el 14 de enero. El día de su cumpleaños. “Lo importante no es sólo vender castañas, sino crear un ambiente otoñal. Estar con la gente”, comenta.

La gente a la que se refiere se detiene nada más verle. Unos le hacen fotos con el móvil, otros esperan para hacerse con el primer cucurucho... de castañas. “No hay un secreto para asar bien las castañas. Sólo mucho amor y picar (abrir) las castañas una a una por los dos lados”, revela Soraya.
Harold termina de prender el carbón y se coloca una gorra. Cada vez hay más personas alrededor. Instala la sombrilla, enciende un farolillo, coloca los cucuruchos, sintoniza una emisora de música suave, casi imperceptible, algo de jazz, y vierte los frutos en el interior de la bandeja más separada de la brasa. Primero les da un golpe de calor, a fuego lento durante veinte minutos, y después deja caer las castañas a la gaveta más próxima al fuego. Las retira. Soraya es la primera en probarlas. “Están muy buenas”. Se desprende un intenso aroma. “Ya están aquí los castañeros”, replica un joven. Harold sonríe. ¿Por qué Harold? “Era mi apodo. Me gustaba más que mi nombre y lo cambié. Quizá me llamaban así por mi aspecto cómico”. Las gafas le conceden un cierto aire a lo Woody Allen. “Hace 33 años dejé el trabajo en una empresa de electricidad. Me pagaban bien, pero no era lo mío. Soy un hippy de las castañas. Hace falta gente como yo en la calle”. 
Cuarenta minutos después de instalarse, prepara el primer cucurucho. “Una docena de 14 por tres euros”. Alai García, de 7 años, se lleva el calor al pecho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ