Ir al contenido principal

Pole fitness cuerpos ingrávidos






Cuerpos ingrávidos. Músculos contorsionados. Pieles tirantes. A veces amoratadas. Redoble de latidos. A galope. Miradas sesgadas. Elevadas. Figuras elegantes. Perfectas. Corazones a contraluz. Coreografías imposibles. Boca abajo. Una barra con forma de Clave de Sol. Notas musicales. Un frío acero. Aire. Aplausos. Tierra. Un abrazo... Así es el pole fitness, un seísmo de emociones. Una actividad que mezcla arte y deporte y que está causando furor en todo el mundo y en Navarra también desde hace tres años. Las dos escuelas que lo enseñan, una en Pamplona y otra en Estella, ya albergan cerca de 200 alumnos. Aunque la mayoría son mujeres, sus instructoras, Lucía Moreno (pionera de esta disciplina en Navarra)Amaia BelokiDana Braslavska aseguran que no importa la edad, ni el sexo, ni la condición física para poder practicarlo.
“Es cuestión de actitud e independencia. Y de no dejarse arrastrar por los prejuicios”, explican. Tanto Moreno en Pamplona, como Braslavska en Estella han conseguido que psicólogas, odontólogas, profesoras, trabajadoras sociales, peluqueras, electricistas, universitarios, incluso niñas y niños, encuentren en el frío acero algo más que una barra vertical. “El pole fitness es un estilo de vida adictivo”, describen algunas de sus alumnas. “Y también es elegancia, superación y amistad”, añaden.

El pole fitness nada tiene que ver con el cabaret de los años 50 ni con un baile erótico en una barra americana. Algunas teorías abordan su posible origen en los burdeles de Londres y de París. Otras, sin embargo, lo ubican en la India del siglo XII, en el Mallakhamb (Malla quiere decir luchador y Khamb tubo). Un ejercicio en el que los gimnastas realizan poses en un tubo vertical de madera más grueso que el del pole occidental. Una tercera teoría lo sitúan en China, en el chinese pole. Una práctica con movimientos sorprendentes en barras de entre tres y nueve metros de altura. Cualesquiera que sea su origen, la realidad es que las suspicacias que hayan podido minar la imagen de este actividad van quedando diluidas con el tiempo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Omar, el niño 'azul' de Alepo

Omar, de 6 años, vive en Alepo. Es uno de estos niños nacidos en el transcurso del desplazamiento en plena guerra de Siria. Nació con acondroplasia y, además, sufre el trauma de haber visto a una hermana caer herida. “Le cuesta concentrarse”, explica una de las monitoras de los Maristas Azules. A Omar le sorprende la cámara que llevo encima y se la cuelga con cuidado en el cuello. No tarda en aprender a encuadrar y disparar. Y no lo hace nada mal. Incluso le ayuda a concentrarse...