Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

El sexto sentido de Ultzama

Verde pradera y marrón lodazal. Horizonte de agua, leche y miel. Brazos de hayas y robles milenarios, que alzan su desnudez invernal mecidos entre coreografías imposibles, perfectas, a ritmo del vuelo acrobático de cientos de estorninos. Resonancias melódicas que se acoplan a unos acompasados cencerros. Sonidos quebrados por rugidos de motores furtivos, trailers incansables -cada vez más-, que atraviesan venas de asfalto y piedra.
Ultzama, que significa “el más elevado”, es un lienzo de 1.667 habitantes y 15 pueblos, sobre el que se derraman colores irreales. La llamada ‘Suiza navarra’. Sus primeros pobladores datan de la época del paleolítico, hace unos 15.000 años. Ultzama, “laboratorio” natural donde se Imagina y Crea, con mayúsculas. Aquí se ha concebido, con toda probabilidad, el verde y el blanco del invierno; además del rojo del otoño. Laboratorio de pigmentos inexplicables que tiñen en cada época paisajes salpicados de casas solariegas y caseríos tradicionales. Imaginen un lugar…

Tomás: "La vida es maravillosa"

“Durante años he sufrido los envites de esta enfermedad. Tras haberlo pasado mal y a veces peor, puedo afirmar que es lo mejor que me ha ocurrido. Aceleró mi despertar, el darme cuenta de mi verdadera identidad y del papel que me ha tocado jugar en la vida. La vida es maravillosa y al mismo tiempo genera dolor; también está llena de tragedias, enfermedades, accidentes y mucho sufrimiento. Me encuentro a la espera de subir al piso de arriba, el final está próximo y me siento agradecido por saberlo. Hay que tener paciencia...”. Tomás Belzunegui Arizmendi (Elizondo, 26 de abril de 1950) sufre Ataxia cerebelosa de Friedrich desde los  22 años. (Vídeo en https://www.youtube.com/upload)

Tomás dice que “está de vuelta”. 
Elard Vargas Álvarez, peruano de 53 años de edad. Con ayuda de su cuidador se agarra a una barra que cruza el umbral. Estira su cuerpo y comienza a realizar ejercicios. Tomás se aferra a la vida.

Beirut, un paseo al atardecer

En septiembre de 2017 regresé al Líbano después de 18 años. Beirut es una ciudad que me fascina.










Líbano hace 18 años en http://atreintaytresmilpies.blogspot.com.es/2010/10/cuando-el-periodista-muerde-la-sociedad.html

"Aita, lleva mi bebé a los niños pobres del Líbano"

"Aita, lleva mi bebé a los niños pobres del Líbano para que puedan jugar". Así fue en septiembre la despedida con mi hija Helena, de 3 años, antes de partir junto a Alboan Ong Desarrollo a la frontera siria y a Grecia. Salí de casa con su muñeco en una mano, la mochila en otra y un nudo en la garganta. No lo pude evitar. Antes de marchar, Helena me dejó claro algo más: "Que jueguen, pero luego me lo traes", recalcó con una claridad meridiana. Al final fue imposible viajar con el bebé de Helena. Demasiados niños refugiados, pensé. El muñeco se quedó en el maletero del coche, en el aeropuerto, y lo lamenté profundamente al aterrizar en el Líbano y descubrir las sonrisas de los refugiados más pequeños, su resiliencia. Helena lo sabía, por eso me lo entregó.
Al hacer balance del año 2017, me quedo con esta despedida, con el rostro de felicidad de los niños refugiados sirios en su primer día de escuela. Me quedo con estas imágenes.