Ir al contenido principal

¿Regresar a casa, a Siria?



Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.



"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucción y la ausencia. El silencio de la desesperanza. En muchos lugares, los edificios apenas se mantienen en pie, vacíos, con sus entrañas de hormigón y hierro desparramadas sobre el asfalto. Cualquier rincón puede esconder una mina sin explotar.

LA VIDA ANTES DE LA GUERRA
“Siria era la familia, los palacios y las flores”, recordaban en febrero en el sur del Líbano un grupo de jóvenes refugiadas que estudian en el Proyecto Fratelli. “Los fines de semana nos gustaba visitar a los abuelos y nos juntábamos con los primos. Era una vida en familia”, contaba Nour, de 14 años, procedente de un barrio de la parte este de Alepo.
Walaa, de 15 años, también recordaba su vida en Siria, en Damasco, siempre jugando en el parque. “No teníamos miedo a nada. No nos preocupaba el dinero.Sueño con volver a Siria, reunirme con toda la familia y terminar trabajando de profesora”.
Lajida, de 13 años, la evocaba sonriente, volviendo del colegio y visitando a los abuelos. “Ha cambiado mucho la vida. Me da miedo quedarme sola...”.
Tasneem, de 16 años, no pudo evitar una sonrisa cómplice al recordar. “Tenía una vida muy buena. Nos gustaba visitar a los abuelos y los tíos. Pasábamos mucho tiempo con ellos. Ellos se han quedado allí. Mi mayor temor es que les ocurra algo...”.
Mientras sueñan con volver y reencontrarse con la familia, la guerra continúa, imparable, camino del octavo año. “Ahora nuestro principal problema en Líbano es la falta de dinero”, explicaba en septiembre un refugiado de Alepo bajo la tienda de lona en la que subsistía y por la que pagaba un alquiler de 100 euros al mes. “No tenemos lavadora, ni frigorífico, ni gas, ni provisiones para el invierno. No hay comida ni manera de encontrar un trabajo. Nuestra casa seguramente esté destruida. Y sin casa y sin trabajo, con la familia por Europa... no quedan motivos para volver”, lamentaba. El próximo miércoles, 20 de junio, se celebrará el Día Mundial de las personas Refugiadas y este año se ha vuelto a batir un dramático récord. “Los refugiados no son inmigrantes ni turistas ni viajeros. Son personas que han tenido que abandonar toda su vida por culpa de la violencia, la guerra o la falta de derechos humanos”, recuerda ACNUR. De los 65,6 millones de refugiados y desplazados en el mundo, más de 12 millones son sirios, detalla la ONU, de los que 5,6 millones se encuentran en Líbano, Jordania, Irak, Turquía y Egipto. La mayoría sobrevive en situación de extrema pobreza.
El conflicto de Siria continúa siendo la mayor crisis de refugiados. Dentro del país, más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en los primeros cuatro meses de este año, “una cifra récord en los últimos siete años”, reconoce Panos Moumtzis, coordinador humanitario de la ONU para Siria. “Es la mayor cantidad de personas desplazadas en un corto período de tiempo desde que comenzó el conflicto”. Solo en los dos primeros meses de 2018 unos 1.000 niños murieron o resultaron heridos. Otros muchos han sido torturados, secuestrados, víctimas de violencia sexual o reclutados en grupos armados: sólo en 2017 se reclutaron tres veces más niños que en 2015 para participar en el conflicto. Desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2011, han muerto unas 400.000 personas. Todo esto ocurre en un contexto de pasividad internacional en el que la Unión Europea sigue incumpliendo sus compromisos de reubicación y reasentamiento.
Sin embargo, entre escombros, la vida al este de Alepo se asoma tímidamente. Aquí, durante cuatro años, cinco meses y tres días los combates segaron la vida de más de 30.000 personas. Muchos de los refugiados vivían en las casas que ilustran las fotografías de este el reportaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…