Ir al contenido principal

Gritos en una pizarra #8M





"Si volviera a nacer me rebelaríaNo me dejaría pisar. Por eso reivindico respeto. El respeto que no he tenido...”. Quien habla es Inma Pascal, una pamplonesa de 86 años y nueve hijos “maravillosos” que ha trabajado como joyera en Pamplona. Una mujer que durante buena parte de su vida ha sufrido malos tratos físicos y psicológicos, hasta que decidió separarse con 62 años. A partir de entonces, empezó a vivir. A respirar sin miedo. Hoy reconoce que vive sin odio. “He perdonado”, deja claro, desplegando una sonrisa de luz. “Lo único que me gustaría es que mi historia no se repita. Por eso pido a las mujeres que no se dejen pisar y que combatan el miedo, el miedo que yo tuve tantos años, y que lo hagan con ovarios”.
A 64 km de la pizarra de Inma Pascal, en Villafranca, vive Elisabeth Irisarri, una periodista de 35 años que en junio dará a luz a una niña llamada Carmen. “Estoy orgullosa de ser mujer y me siento afortunada porque voy a traer al mundo a otra de las nuestras.
Soy consciente de que lo tenemos más difícil en muchas cosas, pero también soy optimista y pienso que el futuro es nuestro y sobre todo de ellas, las que vienen”, afirma con vehemencia. “Juntas podemos construir una sociedad más justa e igualitaria”, anhela Irisarri. “Ojalá Carmen no tenga que luchar por esta causa. Pero si tiene que hacerlo, sin duda estaré a su lado para apoyarla y alentarla”. Sin embargo, admite que le da “mucho miedo que nazca en una sociedad en retroceso”. Miedo a los “micromachismos diarios”, a los “estereotipos de género”, a los “comentarios sexistas”, miedo a las “discriminaciones laborales”, a sufrir una vida en la que la mujer no sea respetada...
Los mensajes reivindicativos se encadenan. Anne Radjassamy, periodista de 30 años de origen indovietnamita y residente en Pamplona, recuerda que el feminismo blanco no debe ser el único feminismo que se defienda. “Que todas las mujeres de color, religión o comunidad distinta puedan participar por igual en este movimiento y que se tomen en cuenta sus reivindicaciones”.Fue en 1975 cuando la ONU fijó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Pese a que en su origen se trataba de reclamar la igualdad para la mujer trabajadora, en el contexto de la revolución industrial, actualmente se reivindica el papel de la mujer en la sociedad. Las crónicas apuntan a marzo de 1857, cuando varias mujeres salieron a protestar a las calles de Nueva York condenando las míseras condiciones en las que trabajaban en el sector textil.
Hoy, 3 de marzo de 2019, 27 mujeres de todas las edades de Navarra gritan desde estas páginas por una sociedad mejor. Gritos escritos en una pizarra. “Porque todos los días son 8M”, recuerda la trabajadora social Marta Guardado Minchinela
.


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fratelli, un oasis en el infierno de la guerra

"Por favor, explique a los niños de su ciudad que somos niños como ellos. Solo queremos volver a nuestro país y vivir con nuestra familia, como una familia normal, tal y como éramos antes de la guerra. Queremos vivir como seres humanos”. Ghofran Majed Al-Sahou tiene 16 años y procede de una ciudad del noroeste de Siria llamada Idlib. Había cumplido 8 años cuando escapó de la guerra. “Mis padres se temían lo peor y por eso hicieron las maletas”, recuerda. “Antes del conflicto vivíamos con nuestros abuelos. Ellos se quedaron...”.
La guerra de Siria se encamina hacia su octavo año y durante este tiempo, según los datos publicados en abril por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), al menos 2,8 millones de menores no han sido escolarizados. La organización avisaba en un comunicado que va a ser “extremadamente difícil que se pongan al día cuando puedan regresar a las aulas”. En Líbano el 30% de la población es refugiada siria. Más de 500.000 niños y niñas en edad escol…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…

El primer encierro de toros de Helena

A sus 4 años, Helena está a punto de vivir su primera experiencia en un encierro de toros. Ha dormido vestida de blanco y rojo. Son las cinco y media de la mañana. Madre e hija se dirigen a un balcón de la calle Estafeta. A veces en brazos y otras caminando, siempre pendiente de cada detalle. Al salir del parking la niña lanza una batería de interrogantes: ¿Los toritos salen de noche?, ¿por qué hay tanta basura?, ¿por qué duermen en el suelo?... En el cielo se distinguen relámpagos amenazantes. Los servicios de limpieza trabajan a destajo escoltados por la policía. Helena lo observa todo. El cielo, la tierra...
Una vez en el balcón de una cuarta planta, se aferra a los barrotes. Le ofrecen unos churros.  No quiere soltarse. Se queda en silencio. Solo mira. "Esta alucinada", sonríe su madre.
Las reses de José Escolar llegan a sus pies. Ella inclina la cabeza. Sus ojos se iluminan como dos focos. Llueve. "Me han dado un poco de miedo los toritos", susurra al final. A s…