Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2019

Honduras, el país invisible

Cuatro de la madrugada. Aeropuerto Internacional La Mesa de San Pedro Sula (Honduras). Los únicos pasajeros que deambulan somnolientos por la terminal acaban de desembarcar del vuelo directo procedente de Madrid. Entre la oscuridad, bajo el umbral de la puerta de salida, despunta la silueta de un hombre calado con un sombrero de ala. “Bienvenido al país invisible”, se presenta Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita de 61 años amenazado de muerte por denunciar las violaciones contra los Derechos Humanos en su país. Ismael Moreno, más conocido como padre Melo, dirige Radio Progreso desde 2006 en uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión. De 2001 a 2017 fueron asesinados 76 periodistas (25 de ellos entre 2014 y 2016). También encarna la cabeza del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), una organización que se opone a los grandes proyectos empresariales que amenazan los derechos de los indígenas y de los campesinos.
En silen…

"Éramos policías en Honduras, tuvimos que huir porque nos amenazaron de muerte"

Morgue de San Pedro Sula (Honduras). 13 de mayo de 2019. Son las diez de la mañana. Dentro del edificio reposan en cámaras frigoríficas los cuerpos de diez jóvenes. Todos han sido asesinados esta misma noche por el crimen organizado de las maras (pandillas criminales). El jefe de los forenses, el doctor Matute, lamenta no poder atender al periodista de Diario de Navarra. “Demasiado trabajo”, se disculpa. Llegan dos ataúdes más, éstos cargados en la parte trasera de dos rancheras. Dos asesinatos más que se suman a los de la noche. Un familiar habla de lo ocurrido en la puerta. “Mi hermano se llamaba Josué. Lo ahorcaron. Vinieron a casa para avisarnos de que estaban matándolo. Yo mismo lo encontré... a las dos de la madrugada”, dice, entre susurros. “En este país uno no sabe si va a terminar el día vivo. La policía no nos protege. Y si denuncias, te matan. La policía está con ellos”. En menos de 48 horas, según una radio local, se han registrado 24 muertes violentas en todo…

Un paseo por la Plaza del Castillo de Pamplona

Desde el cielo, la Plaza del Castillo de Pamplona se asemeja a una enorme pantalla de cine donde la gente entra y sale como si de una película de Woody Allen se tratara. Un escenario de 14.000 metros cuadrados donde la cotidianidad, la vida, se detiene a veces sin un motivo aparente. En este cruce de caminos, durante un día cualquiera, el paseante que camina sin prisa puede descubrir que la rutina se viste de colores y que la sombra del kiosco al atardecer adopta el aspecto de una torre de vigía. “Cada día es tan diferente”, coinciden algunos de sus huéspedes, en una jornada veraniega. Aquí, lo mismo se puede disfrutar de bailes de swing junto a la escultura de bronce del monarca Carlos III, que jugar a explotar pompas de jabón, leer un libro, escuchar música, acariciar la piel de fieltro de una osa polar que denuncia el cambio climático, conversar con una peregrina de California que debe tomar una importante decisión personal, disfrutar de la estela de un grupo de turistas de Monten…