Ir al contenido principal

Un paseo por la Plaza del Castillo de Pamplona





Desde el cielo, la Plaza del Castillo de Pamplona se asemeja a una enorme pantalla de cine donde la gente entra y sale como si de una película de Woody Allen se tratara. Un escenario de 14.000 metros cuadrados donde la cotidianidad, la vida, se detiene a veces sin un motivo aparente. En este cruce de caminos, durante un día cualquiera, el paseante que camina sin prisa puede descubrir que la rutina se viste de colores y que la sombra del kiosco al atardecer adopta el aspecto de una torre de vigía. “Cada día es tan diferente”, coinciden algunos de sus huéspedes, en una jornada veraniega. Aquí, lo mismo se puede disfrutar de bailes de swing junto a la escultura de bronce del monarca Carlos III, que jugar a explotar pompas de jabón, leer un libro, escuchar música, acariciar la piel de fieltro de una osa polar que denuncia el cambio climático, conversar con una peregrina de California que debe tomar una importante decisión personal, disfrutar de la estela de un grupo de turistas de Montenegro que atraviesan el país de sur a norte, descubrir el cielo más azul, se puede escuchar el silencio de los pensamientos, el canto de los pájaros, y sentir el trazo prudente de un pincel. Decía el reportero de guerra pamplonés Fernando Múgica, después de jubilarse y cubrir los conflictos más importantes del siglo XX, que al caminar despacio por las calles de Pamplona había conseguido recuperar la mirada de fotógrafo. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del padre Melo, periodista y sacerdote jesuita amenazado en Honduras

¡Tío Ismael! ¡Tío Ismael!”. María abre la puerta de casa y  se lanza a la cintura de su tío, que acude a visitar a la familia. La niña se aferra a su mano y tira de él. La casa está enclavada a los pies de un majestuoso cerro selvático. Ismael entra a la sala y busca la espalda de su madre, sentada en una silla de ruedas. La abraza por detrás. Doña Lita, que es ciega y atesora ya casi un siglo de vida, toma la mano de su hijo y se la  lleva a la cara. Luego se acerca a la habitación donde su hermana pequeña, Inés,  se encuentra postrada en la cama por una enfermedad degenerativa. La besa repetidamente en la mejilla. Ella no se mueve ni habla. Le coloca  la palma de la mano sobre su frente y se queda en silencio. Silencios que gritan. Inés ha sido su confidente desde niños.
En su familia nadie llama Melo a Ismael Moreno Coto, un periodista y sacerdote jesuita amenazado de muerte por denunciar la violación de derechos humanos que se cometen a diario en su país. Le bautizaron con este a…

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas.


"¿Regresar a casa, a Siria?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados. Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte. El silencio de la destrucci…

Mujer y Guardia Civil

Han pasado 30 años. 
En pleno 2018, en toda España son 5.526 las agentes en la institución, un 7% del total.  Su día a día se encarna en las historias de Pilar, Magdalena, Aránzazu, Sheila, Nerea o Sandra. "Aún falta trecho para la igualdad. Quedan unidades a las que aún no ha llegado una mujer”.













Texto Carmen Remírez
Fotos Iván Benítez
En treinta años han cambiado muchas cosas para la mujer en la sociedad y en la Guardia Civil. Desde el 1 de septiembre de 1988, el sexo ya no es un impedimento para acceder al Instituto Armado y algunas de esas pioneras que ese otoño estrenaron los precarios vestuarios femeninos en la Academia de Baeza (Jaén) siguen hoy vistiendo con orgullo el uniforme y el tricornio. Para seguir, en ese tiempo se ha normalizado mucho la condición de agente de la Benemérita en una sociedad en la que la lacra del terrorismo etarra es afortunadamente un mal recuerdo y no tienen ningún problema en dar la cara para estas páginas como mujeres, sí, pero como guardias civil…