Ir al contenido principal

Historias desde la cuneta de la N-121-A (Navarra)

Una de cada siete conductores que fallecen en las carreteras navarras lo hacen aquí, en la N-121-A. Una vía por la que transitan cerca de diez mil vehículos (2.800 camiones).



“A partir de las 5 de la mañana esta carretera se vuelve loca”
Hasta las cinco de la madrugada esta carretera es normal, pero a partir de esa hora... se vuelve loca”. Con un suspiro de impotencia, apoyado a una señal que marca el desvío hacia Olabe, su pueblo, Javier Boria Altuna, de 63 años, describe lo que siente al abrir los ojos cada amanecer y comprobar que un día más sigue despertándose frente al negro asfalto de la N-121-A sobre el que rugen a diario los motores de 9.500 vehículos, 2.800 de ellos camiones.
A un lado y otro de esta localidad, dos señales verticales prohiben superar los 50 km/h a lo largo de la travesía y avisan de la presencia de un radar. “¡Pero la gente ni caso!”, lamenta Javier. “Y continúan a la misma velocidad. Sin aminorar la marcha. No son conscientes. y nos jugamos la vida cada vez que queremos salir en coche del pueblo”. Bajo las señales circulares de prohibición, unas pantallas informan con dígitos de la velocidad de los conductores. Si al llegar a su altura superan los 70 km/h salta un emoticono con gesto de enfado. Y esto es todo. “Porque la gente sabe que el radar no funciona y no reduce”.
Es fácil comprobar las palabras del vecino de Olabe. No hay más que colocarse junto a la señal disuasoria y observar los dígitos en la pantalla. La mayoría, tanto los vehículos ligeros como pesados, rebasan el límite muy por encima, tal y como se aprecia en estas dos fotografías tomadas en diez minutos.
Las corrientes de aire que generan los trailers a su paso parecen succionar la conversación. “¿Qué solución veo a esta carretera ?”. Piensa la respuesta. “Dicen que hay un proyecto de tres carriles, con una barrera y medianas de dos metros... Pues bien, hablando claro, creo que lo mejor es desviar el tráfico pesado hacia la Autovía de Leitzaran. Ya se hizo durante la reforma de los túneles y el resultado fue muy bueno”. En cualquier caso, “es muy complicado conseguir una solución”, reconoce. “De aquí a Irún solo se tarda 45 minutos y todo el mundo quiere el camino más corto. Si a esto sumas que la gente es incapaz de conducir a la velocidad adecuada... Esto es una locura”.
En cifras
“Locura” es el término más utilizado por este vecino de Olabe al referirse a la N-121-A. Y no es para menos. Una de cada siete personas que pierde la vida por accidente de tráfico en las carreteras navarras lo hace en esta vía, principal ruta a Francia. Desde 2017 hasta hoy se han registrado 15 fallecidos. Los dos últimos, dos jóvenes de 21 y 19 años, el sábado pasado.
Un informe del Área de Tráfico y Seguridad Vial de la Policía Foral informaba recientemente que entre 2017 y 2019 se produjeron 345 accidentes: 63 en el tramo comprendido entre Ostiz y el túnel de Belate. Se trata de 11,5 km en el que se encuentra la variante de Olagüe, un ramal donde desde 2002 hasta hoy han muerto ocho personas. Asimismo, el informe precisa que el tramo de 11,3 km, comprendido entre los túneles de Ezkaba y Endériz fue el de mayor siniestralidad, con 94 de los 345 accidentes y los 14,7 kilómetros entre los túneles de Almandoz y Sunbilla, es el segundo más peligroso.
Los alcaldes de la zona
Antes del accidente del sábado pasado, alcaldes de Baztan-Bidasoa consensuaron solicitar una reunión con el departamento foral de Cohesión Territorial para recabar información sobre la solución del desdoblamiento 2+1. Esta propuesta del Gobierno de Navarra para el tramo navarro es hoy la opción más “factible”, “adecuada” y “realista” para conseguir mayor seguridad, manifestó el miércoles el vicepresidente y responsable de Interior, Javier Remírez.
Un total de 35 de los 63 kilómetros de la N-121 -A que separan los túneles de Ezkaba del límite con Guipúzcoa, en Endarlatsa, dispondrán de un modelo de división físico entre ambos sentidos de circulación. La medida, consistente en una barrera vertical metálica de 0,6 metros de altura y distancia entre postes de 4 metros, tratará de evitar el 100% de los choques frontolaterales. El soporte metálico se extenderá con el nuevo diseño del 2+1. Se instalará en tramos con dos metros de anchura de mediana y quedarán excluidos de su colocación puentes, viaductos, túneles y travesías o aquellos tramos del recorrido de anchura limitada.
Un problema de “todos”
Los alcaldes, que se han citado el 7 de febrero, reclamarán que se planteen restricciones de tránsito al transporte de mercancías que no tenga origen ni destino en la comarca.
Por su parte, las asociaciones navarras de transportistas salieron al paso de las opiniones que apuntan al aumento de la densidad de vehículos pesados como razón de una mayor siniestralidad. “No somos los malos de la película”, dejaron claro desde Tradisna. A su juicio, “el problema de la N-121-A es de todos, no sólo de los camiones. Todos nos hemos de mentalizar de la obligación de circular a la velocidad que se marca”. Asimismo, recordó un apunte realizado por la Policía Foral en un informe sobre el último cierre de los túneles de Belate: “Los camiones ayudan a ralentizar la marcha”.
Miguel Ángel Larráyoz (53 años)
Alcalde del valle de Anue y transportista
“Esta carretera está mal asfalta, poco iluminada y muy mal señalizada”
Una de los citados a la reunión de alcaldes del 7 de febrero es Miguel Ángel Larráyoz, del Valle de Anue. El accidente mortal del sasábado día 11 en la variante del pueblo que le ha visto nacer y crecer, Olagüe, a los pies de la N-121-A, le sorprendió a pocos metros. “Escuchamos dos estallidos, como si fuesen dos bombas. Y vimos camiones parados. Nos encontrábamos abajo, en el pueblo. Estaba recogiendo a un pariente. Imaginamos que algo gordo había pasado. Me vinieron a la cabeza tantas cosas...”. Con un café en la mano, se emociona al digerir los recuerdos. “Tengo una niña pequeña y otro hijo que en pocos años se sentará al volante de un coche. Hacemos muchos viajes a Pamplona. A veces, cuando te toca de lejos, parece que está ahí y que no te puede pasar nunca. No sientes lo mismo hasta que te pasa. Y el día que te toca muy cerca, se revuelven muchas cosas”. Hace 27 años falleció su hermano en esta misma N-121-A pero a la altura de la recién inaugurada variante de Arre. Tenía 26 años. “Murió justo cuando inauguraron los tres carriles”. Sus palabras se entrecortan. “Que quede claro, de una vez por todas, que donde más accidentes se están produciendo es en los tramos con tres carriles. Los conductores no saben interpretarlos y se duda, y cuando se duda en la carretera ...”. El alcalde insiste en explicar que el tercer carril es para el tráfico lento. “Yo soy transportista y estoy todo el día en la carretera y lo veo. Y a este desconocimiento del uso de los tres carriles hay que añadir que la carretera está mal asfaltada, llena de petachos y mal señalizada. Y cuando llueve no se distinguen las líneas. Si además hay niebla, lo pasas fatal. Esto es un parche chapucero. Baches, escalones... Nadie limpia las cunetas y está vía exige un mantenimiento exhaustivo”. El alcalde también sostiene que este proyecto del 2+1 es una “marcha atrás”. En su opinión, la solución inmediata estriba en desviar el tráfico pesado en función de la matrícula par o impar. Una medida que ya se adoptó durante el último cierre de los túneles de Belate y “funcionó”, recalca. “Primero hay que quitar tráfico y luego debatiremos entre todos la solución definitiva”. Para Larráyoz la confusión en la N-121-A comienza kilómetros antes, en plena autovía PA-30. “Te encuentras circulando por una autovía y de repente te das de lleno con la rotonda de Itaroa. Y luego otra rotonda. Y otra. Un embudo en el que ciclistas, coches y camiones se la juegan compartiendo carril. Todo esto no tiene ningún sentido. Mal empezamos”, resopla. “Y al terminar la PA-30 te encuentras con un desvío hacia Zubiri y otro hacia la izquierda hacia Irún. Luego, dos carriles se convierten en uno... Horrible. Conduciendo a 90 km/h no se le puede hacer a la gente dudar. La duda al volante se puede convertir en muerte”



Comentarios

  1. Mucho cuidado con los camiones! hay muchos por esta carretera. Actualmente estoy haciendo cursos de cap en pamplona para ser conductora de camión.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno. - Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena. -Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible. -Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…). -¿Qué tal comes? -Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato. Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid.   

Año 2020, latido a latido

El año 2020 comenzó con una entrevista de los niños de 3º de Infantil del colegio Luis Gil de Sangüesa a los Magos de Oriente. "¿Tenéis madre?", les preguntaron Andrea y Javier  a Melchor, Gaspar y Baltasar. A partir de ese momento, la vida se derramó por la grieta de lo inesperado, provocando un torrente de acontecimientos difíciles de olvidar, escribiendo con mayúsculas un mensaje claro, contundente: "EMPATÍA, NADIE ES INMORTAL".   Por eso, tal y como hizo Erika Balsom en el Festival Punto de Vista, tomemos este 2021 la caracola de los recuerdos y escuchemos.   (Fotos publicadas en Diario de Navarra) ----------------------------------------------------- Enero  La primera carta a los Magos Mañana de Reyes en Orkoien  "Si no es sí, es no" Febrero 2020   #BlackLivesMatter                      N- 121A                  Carretera asesina  To ros  Casta Navarra Febrero   9 años de guerra en Siria  Liberación de Alepo. Foto inferior,  Hama Provincia de Idlib    

"Por favor, no nos olvidéis"

La gran tragedia de este siglo se localiza a poco más de tres horas y 45 minutos de avión, en vuelo directo desde Barcelona. “La gran tragedia”. Así es como calificó el alto comisionado de Naciones Unidas a la guerra de Siria, dos años y medio después de comenzar en marzo de 2011. “Si no se detienen los combates, este país desaparecerá tal y como lo conocemos”, advirtió Antonio Guterres. “Siria se ha convertido en una catástrofe humanitaria y desplazamiento sin igual en la historia reciente”. Cuando el representante de la ONU pronunció estas palabras, el 10% de los habitantes de Siria se habían visto obligados a abandonar sus hogares. Hoy esta tragedia va mucho más allá. El país se desangra. Con más del 50% de su población desplazada y más de 500.000 muertos, camina hacia el borde del abismo de una hambruna que podría llevar a la muerte a millones de niños. La muerte invisible. El 15 de junio se cumplieron 9 años y 3 meses del inicio de un conflicto al que se suman un duro embargo econ