Ir al contenido principal

5ª planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra

Quinta planta de la zona covid del Complejo Hospitalario de Navarra. El neumólogo accede a la habitación 530. En su interior, Jorge, de 50 años, tumbado en la cama de medio lado y conectado a una máquina de oxígeno.
- Buenos días, ¿cómo estás? Los compañeros de la UCI te están viendo muy de cerca. Tu respuesta es buena.
-Por favor, evitad llevarme a la UCI lo máximo posible.
-Es cuestión de tiempo. Nosotros no curamos tanto. Lo que hacemos es ganar tiempo para que tu organismo reacciones (…).
-¿Qué tal comes?
-Comer, como bien, pero sigo triste por lo de mi padre. Está ingresado por neumonía bilateral por covid. Está estable. Pero es una persona de 87 años… Es el miedo que tengo. Sé que es un hombre fuerte y va a pelear como un jabato.
Dos días después, fallecía el padre de Jorge por covid. 






















 

Comentarios

Entradas populares de este blog

40 días y 40 noches (crónica de un confinamiento XXVII)

Entre esta primera foto y la última han pasado 40 días y 40 noches. Una cuarentena.                                  El confinamiento desde los ojos de una niña de 5 años. Y el 16 de abril, nació Vera. Salimos al Hospital a las 13.30 horas... Helena se queda en casa de unos amigos.

¿Regresar a casa, a Siria?

Hubo un tiempo en el que los sirios vivían en familia. Sus casas se levantaban en torno a la familia. La vida confluía en casa de los abuelos y los tíos. Pero un día la guerra lo dinamitó todo, incluido el núcleo familiar. Ocurrió en marzo de 2011. Según la ONU, el conflicto continúa siendo la mayor crisis mundial. Más de 920.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en 2018. Este es el retrato de uno de estos núcleos familiares, al este de Alepo, un lugar arrasado por la metralla. El miércoles 20 de junio se celebrará el Día Mundial de las Personas Refugiadas. "¿Regresar a casa, a  Siria ?”. La respuesta se encuentra en los motivos que condujeron a sus habitantes a  convertirse de la noche a la mañana en refugiados y desplazados . Las razones de no querer regresar se hallan en el interior de edificios consumidos por el silencio. Porque esto es lo que queda en los barrios en los que nacieron y crecieron: silencio. El silencio de la muerte.  El silenc